sáb. Sep 26th, 2020

Simulación de incendio en Parque Nacional Torres del Paine puso a prueba reacción de servicios públicos ante la emergencia

Simulación de incendio en Parque Nacional Torres del Paine puso a prueba reacción de servicios públicos ante la emergencia

Un incendio afecta más de 900 hectáreas de un sector de difícil acceso en el Parque Nacional Torres del Paine, lo cual obliga un despliegue de diversos servicios públicos con el fin de contener y extinguir la amenaza.

Con esa premisa, y liderado por la Gobernación Provincial de Última Esperanza, Onemi y Conaf, se llevó a cabo entre los días lunes 17 y martes 18 de febrero, un ejercicio que simulaba un operativo entre los distintos servicios públicos involucrados y su capacidad de reacción y coordinación ante un incendio forestal que acontezca en el Parque Nacional Torres del Paine.

Ejército, Armada, Vialidad, SAMU, Bomberos, Alcaldía de Torres del Paine y Carabineros fueron las instituciones presentes que, a través de un guión previamente establecido, debían dar a conocer la disponibilidad de recursos ante la contingencia simulada y agregando al ejercicio, una serie de variables que empeoraban el escenario para enfrentar la contingencia, tales como las condiciones climáticas y fallas en las comunicaciones.

El ejercicio se inició el lunes en la tarde cuando desde la Administración del Parque Nacional Torres del Paine se activó una emergencia ante un foco de incendio detectado en el sector del Lago Dickson, territorio de difícil acceso y que forma parte del circuito de montaña. Con ese dato, la Gobernación Provincial de Última Esperanza activó el Comité de Emergencia a nivel provincial COE para coordinar con los distintos servicios públicos la acción a realizar y, al día siguiente en la mañana, trasladarse hasta el sector de Laguna Azul en el Parque Nacional Torres del Paine donde se estableció un puesto de comando unificado para enfrentar la emergencia.

Para el director regional de ONEMI, Juan Carlos Andrades, el ejercicio permitió desarrollar el trabajo mancomunado y de conocimiento entre los distintos servicios públicos involucrados:

“La raya para la suma es el avance para mejorar nuestros protocolos y analizar nuestro plan, cambiar las cosas que podrían estar erradas o no bien direccionadas y con las autoridades a la cabeza para que estén al tanto de las variables en la protección de un lugar tan vital como es el Parque Nacional Torres del Paine”.

Por su parte, para el gobernador de la Provincia de Última Esperanza, Raúl Suazo, el ejercicio permitió conocer la reacción de los distintos servicios públicos ante la activación del COE:

“Tenemos muchas cosas que mejorar y rescatar, pero lo que nos demostró el ejercicio es que se pudo actuar a tiempo y todo se realizó en los tiempos esperados y eso nos deja conscientes a nivel regional, de lo que significa activar un simulacro” señaló la máxima autoridad provincial.

Desde una carpa de campaña implementada por Conaf, los distintos organismos se coordinaron ante el simulacro, estableciendo un plan de acción para enfrentar las distintas variables y dar a conocer decisiones que desde sus áreas de trabajo debían considerarse tales como la distribución en el área del incendio de las brigadas, atención de las personas lesionadas, medidas en cuánto a las restricciones en el parque y recursos requeridos a los distintos servicios.

Para el director regional de CONAF, Mauricio Véjar, se trató de un ejercicio positivo ya que la idea es estar preparado para este tipo de situaciones:

“Nos llevamos todos tareas para la casa, pero esto ha sido positivo. Nos deja tranquilos porque las instituciones están funcionando y estamos en muy buen pie para reaccionar en forma oportuna”.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *