jue. Oct 1st, 2020

¿Tienes menos dinero en tu cuenta corriente? Se inició el pago automático de líneas de crédito bancarias

Hands of businessman passing Australian dollar (AUD) banknote with blurred warehouse or supermarket background.

¿Tienes menos dinero en tu cuenta corriente? Se inició el pago automático de líneas de crédito bancarias

Se trata de la Ley de Pago Automático de la Línea de Crédito.

La medida entró en vigencia desde el pasado 1 de enero de 2020 tras una modificación que podría significar un ahorro relevante en el pago de intereses a todos quienes utilizan la línea de crédito bancaria.

 

 

La línea de crédito es un servicio financiero que le permite a una persona tener liquidez cuando la cuenta corriente no tiene fondos, y que opera igual que un crédito -ya que está regido por un contrato- que se asocia con una determinada tasa de interés. 

 

Hasta 2019, cuando un cuentacorrentista utilizaba su línea de crédito -y, de este modo, se activaba una suerte de “taxímetro” de interés diario- debía él mismo hacer la operación de pago una vez que recibío fondos en su cuenta corriente.

 

Con esto, a partir del 2 de enero de 2020, la línea de crédito utilizada se pagará automáticamente cuando la cuenta corriente reciba fondos, evitando un cobro innecesario de intereses por un uso que no se requiere.

 

De acuerdo con los datos entregados durante la tramitación del proyecto -surgido a partir de una moción de varios parlamentarios-, el 87% de las cuentas corrientes tienen asociadas una línea de crédito. Y de estas, la mitad la utiliza. De hecho, las personas que ocupan estas líneas de crédito tienen deudas, en promedio, por $764.000, según las cifras de la Encuesta Financiera de Hogares del Banco Central.

 

El interés cercano al 35% anual

El nivel de interés que cobran los bancos por las líneas de crédito depende del cliente, pero bordea el 35% anual en promedio. Se ubica, así, por sobre otros productos masivos, como los créditos de consumo y las tarjetas de crédito, ambos con tasas anuales más cercanas al 25%.

 

La nueva regulación permite, en todo caso, que un cliente pueda mantener el actual mecanismo de pago; esto es, evitar que se pague automáticamente y que solo se haga cuando él lo decida, aun cuando existan fondos disponibles en su cuenta corriente. El cliente deberá modificar en ese caso la forma de cobro directamente con su banco, generalmente a través de un cambio en la página web.

 

Sobre la base del nivel de tasa de interés que cobra este producto, y el monto promedio anual que se utiliza por parte de los cuentacorrentistas, se estima que el costo mensual por intereses que paga un chileno medio es superior a los $18.000.

Precisamente por el alto interés que tiene asociado este producto, desde el Gobierno apoyaron el cambio legal, dijeron desde esta cartera durante la tramitación de la iniciativa parlamentaria.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *